Blog

¿Qué es el Timple?

Creo que no queda entrevista en la que no haya surgido esta pregunta, “Pedro, ¿qué es el Timple?”, o, ¿Qué es el Timple para Pedro Izquierdo?”. A veces realmente el entrevistador es cierto que no sabe qué es el Timple, o la zona donde se hace la entrevista y a la gente a la que va dirigida seguramente no lo sabe, por si es otro país, otra provincia, u otra cultura. Pero a veces es aquí, en Canarias, y se suele hacer esa pregunta por querer dar un aire como de misticismo a la conversación, como esperando una respuesta rimbombante, hortera al fin y al cabo. Pues bien, ahora me siento frente al ordenador para escribir estas líneas y me hago yo esa pregunta: ¿qué es el Timple?.

Me alegro de hacerme esa cuestión, porque puedo decir que el Timple es el sonido de Canarias, el instrumento representativo de las islas, la voz de un pueblo que siente su tierra, que la ama y que expresa por medio del camellito sonoro sus sentimientos, con las folías y las malagueñas, sus alegrías con las isas, la socarronería y el sentido del humor con las polkas. Y quedaría muy sentido y encajaría a la perfección en aquel tipo de pregunta mística. Y bueno, no está mal, lo puedo compartir, es lo que mucha gente quiere escuchar ya que le hace sentirse más canario, aunque sea de boquilla, pero como fachada impresiona.

Lo cierto es que el Timple es mucho más simple que eso, pero a la vez mucho más complicado y comprometido de exponer y acertar.

…Sólo sé que nada sé, cuanto más conozco el Timple más difícil se me hace, interpretarlo, componer para él… cada vez le tengo más respeto, llego hasta sentirle miedo. Cuántas más cosas aprendo de él, más cuenta me doy de que menos sé.

Con lo simple que sería decir que el Timple es un instrumento de cuerda pulsada, construido en madera y familiar de la guitarra pero de dimensiones más reducidas y por tanto de sonido más agudo.

El Timple absorbe mucha cantidad de mi tiempo. Dedico tiempo de estudio para mis conciertos, tiempo para componer música para Timple, tiempo para preparar material para mis alumnos, tiempo para investigar nuevas posibilidades, tiempo para dar clases a mis alumnos, tiempo para buscar repertorio de otros instrumentos y poder adaptarlo a él, tiempo para ir a visitar a los luthiers y artesanos, tiempo para escuchar a los timplistas, a los nuevos y a los experimentados, tiempo para hablar de él, tiempo para escribir de él… El Timple, para mi es tiempo; también.

El Timple también es espacio para mí, ya casi no sé dónde poner mi creciente colección de veintidós Timples (hasta hoy).

El Timple también es billete de viaje. Me ha llevado a sitios donde nunca hubiera ido si no fuera por él.

El Timple ha sido un genial relaciones públicas, gracias a él he conocido gente muy interesante que me ha aportado muchísimo como músico y como persona.

El Timple ha sido para mí desde entretenimiento infantil, hasta hobby, me ha sido de “Celestino”, y ha pasado a ser mi sustento y mi aportación al sustento de mi familia.

El Timple me lo ha dado todo, mi mujer, mis amigos, mi casa, mi coche, mi guitarra, mis otros instrumentos, mi trabajo, mi forma de ser y de pensar supongo que también, lo poco y/o mucho que sé sobre la vida, la música, las personas, las cosas…

El Timple es naturaleza, nace de ella, de un árbol que puede dar de comer su fruto al hombre, puede llegar a ser un trozo de madera seca, y seguir dando de comer al artesano que habilidosamente ensambla las piezas y crea el instrumento, que más tarde tocará un timplista y seguirá la cadena. Es impresionante que de un trozo de madera pueda salir un Timple, y no sólo el Timple, sino toda la estela que deja a su paso, personas, cosas, sensaciones, emociones…

No hay que quedarse con lo superficial del Timple, …que si tiene cuatro o cinco cuerdas, que si más grande o más chico, que si tantos o menos trastes, que si de moral, que si de cedro… En esto es importante llegar a un acuerdo, para definirlo y no desvirtuarlo, pero no es lo más importante. Tampoco es lo clash royale free gems no human verification importante si aquel o este timplista es mejor o peor, creo que por ahí no vamos a ningún lado bueno, y si el Timple hablara creo que diría que no se trata de competir ni comparar. Opinaría igual que yo, en que la música no es para competir, sino para compartir. Lo que de verdad importa es el uso que se le dé. Lo que hace disfrutar, a alumnos, a público a intérpretes. No conozco una historia con final fatal en la que sea el Timple el culpable, ni que haya transmitido malos sentimientos, seguro que si la hay fue por otros factores.

Pues bien, simplemente eso, el Timple es un instrumento por el cual uno puede hacer música.

Pedro Izquierdo. La Matanza a 4 de Diciembre de 2009.

Comentarios

  • Fabio A. Matilla
    el

    Estimo que para tocar el timple hay que tener alta concentración y mucho temple. La verdad es que me gusta y relaja escuchar este instrumento, y atendí la mayoría de las clases magistrales del profesor Pedro Izquierdo en la tele canaria. Me alegraría ver de nuevo aquellos capítulos, muy ilustrativos para todas las edades.

    • Pedro Izquierdo
      el

      Hola Fabio, muchísimas gracias por tus palabras. En el facebook de “El Timple”(encontrarás el enlace directo a él en el inicio de mi web arriba derecha, le das a “me gusta” una vez allí y podrás seguirlos, los voy poniendo muy a menudo.

      Gracias y un saludo.

    • Juan Carlos
      el

      Eso es muy cierto. Créeme que yo lo he intentado y qué va. Hay que tener un “algo” muy especial para hacer música con este instrumento, y con el maestro Pedro parece querer “hablar”.

  • jose baritto
    el

    muy buena la web siga con ese trabajo de difusión y enseñanza de nuestro camellito sonoro como le llamo desde que lo conocí y comenze a construirle ,,, mi enhorabuena por este sitio nuevo para aprender a tocar el timple …. BARITTO

  • Mª Angeles Marrero Sicilia
    el

    Hola Pedro, efectivamente el Timple (con mayúscula) es todo eso que tú dices pero también algo más, y es que depende bastante de las manos que lo toquen. No suena igual en unas manos que en otras, por muy buena intención que se ponga. Unas veces suena a pura parranda, divertido; otras a romería, sonido típico de nuestra tierra; otras suena verdaderamente bien y otras… Aquí me siento casi obligada a copiarte la décima que hice para tí cuando te ví tocando en directo en la presentación de tu último cd, porque es lo que me inspira ver y oir el timple en tus manos, una mezcla fantástica de música y sentimiento:

    “LAS MANOS DE PEDRO IZQUIERDO”

    El timple se ríe y canta,
    y su figura pequeña
    siente, se despierta o sueña,
    vibra, llora o se atraganta;
    su bonito cuerpo aguanta
    el alma de la canción,
    nos transmite la emoción,
    nos hace sentir cercanos,
    y en la magia de sus manos
    Pedro tiene el corazón.

    • Pedro Izquierdo
      el

      Muchísimas gracias María Ángeles.

  • Fran Cornejo
    el

    Hay que tener temple para tocar el timple en un templo.

  • Pedro García
    el

    Como dijo no sé quién, es inútil tratar de explicar lo evidente. Ni tú, que lo conoces tan bien, eres capaz de dar una explicación definitiva, aparte de la descripción organoléptica y de qué madera lo hacen, dónde y quién.

    Desde fuera, con mucha agua por medio que diluye cualquier atisbo de chauvinismo, el Timple es una expresión más del Alma Canaria que cuando lo tocáis con el corazón y el alma, cuando no sentís el movimiento de las manos y sus dedos, cuando al espectador se le hacen invisibles, sólo notas un sentimiento que te envuelve.

    Cuando en otros lugares se tiende a vulgarizar lo popular, en esa Tierra Canaria tenéis el don de elevar cada día el sentido y el sentimiento de vuestra, música que llega tan hondo que a muchos la sentimos nuestra, nos emociona y nos eleva el espíritu.

    Pues eso. Más o menos.

    • Pedro Izquierdo
      el

      Don Pedro García. Justo eso es nuestro, mi , intención. Llegar con el Timple (en mayúsculas) a todo el mundo, y que este instrumento canario, se sienta nacional, universal.
      Gracias por tus palabras y tu tiempo.

  • Eladio González
    el

    Me encanta el reportaje Pedro nunca mejor dicho, el TIMPLE es y son nuestros sentimientos el alma de nuestra cultura, sin el timple en una parranda no es nada y ese sentimiento nuestro no aflora en las folias las isa ,etc. Que siga adelante sacando le ese sonido característico que lleva dentro nuestro TIMPLE. Un cordial saludo.

  • Mirta
    el

    El timple es un instrumento con el que puede hacer música, como tú bien dices, pero para mí es un instrumento con el cual uno puede amar la música. El timple puede ser un murmullo o una cascada, un torrente o un cauce tranquilo, un abrazo efusivo o una caricia, una ola que revienta y viene rota con toda su espuma hacia ti o la que mece un alga cerca de la orilla sin casi moverla. Tiene tantas variaciones, que es capaz de transmitir cualquier cosa que el que lo tiene quiera transmitir porque deja traslucir lo que se lleva en el alma.
    Esta tarde, veníamos de Santa Cruz en el coche y mi madre nos decía a mi hija y a mí que todas las personas somos adictas a alguna cosa. Yo no estuve de acuerdo en un primer momento y dije que yo no tenia ninguna adicción, pero mi hija replicó al instante diciendo que ella sí tenia una y era a la música. Entonces, me di cuenta de que es verdad, no podria yo tampoco vivir sin música!
    Ahora, entre tú y yo, gran parte de la razón de esa adicción la tiene el sonido del timple, como el que sonaba a mi lado en aquel escenario hace dos semanas, que ya sabes de que timple provenía! Jajaja!
    Gracias por aquella actuación y por el amor que trasluces cada vez que tocas!
    Un abrazo fuerte!
    Mirta.

    • Pedro Izquierdo
      el

      Muchísimas gracias Mirta. Creo que nadie podría vivir sin música. Fíjate, que la música siempre ha estado presente en la historia de la humanidad. Más o menos elaborada. Pero siempre han habido manifestaciones musicales en cualquier circunstancia de nuestra historia. Siempre. Un abrazo.

  • Domingo Mendez
    el

    Hacia tiempo que queria comentar este articulo que siendo sincero lo he leido y releido varias veces y solo llego a una conclusion el TIMPLE es nuestra vida, alma y corazon.

    • Pedro Izquierdo
      el

      Pues si Domingo. Así es también.

  • Paulino lopez
    el

    Siento el retraso pues estoy recibiendo clases online desde julio de este año, aunque descubri el timple al escuchar por primera vez al maestro j.a.ramos q.e.p.d esñ, en estos momento cuando estoy conociendo de verdad la magia de este minusculo intrumento por su tamaño pero enorme por su sonido, ello gracias a la sabiduria de mi profesor y maestro pedro izquierdo quien amblemente y con mucha paciencia me dedica una hora de su tiempo cada semana a este icolaltero expatriado en sevilla
    Noviembre 23,15