Pedro Izquierdo

disco
Pedro Izquierdo con Carlos Mozzi – Pedro Izquierdo

Pedro izquierdo se asoma de nuevo al mundo del disco. Nos regala en esta segunda entrega un puñado de temas, aparentemente sencillos, frescos, casi como si estuviéramos escuchándole en un concierto en directo, al natural, que huyen del preciosismo y buscan  trasmitir rasgos de su carácter identitario y de su virtuosismo musical. Algunos son composiciones propias Naranja, Sombras Blancas, Fuentes, 1º de mayo o Cuerda Rota, – donde rinde homenaje póstumo al timplista José Antonio Ramos; otros tienen un marcado acento popular y denotan el apego de Pedro Izquierdo a sus raíces: Folias, Polka, Isa… y, en una de ellas, la oz eterna de Maria Mérida, la Señora; pero el resto son una mixtura que incluye pinceladas de música culta – Arrorró de Teobaldo Power y una danza paraguaya para guitarra clásica adaptada al timple-, un toque sudamericano con La Peregrinación de Ariel Ramirez una nota sentimental: la canción que el maestro y luthier Agrícola Álvarez compuso para su nieta Nayara, un tema que ejecutan ambos, compartiendo un abrazo generacional que habla de la grandeza de sus almas. En la de Pedro, la veneración al maestro, en la de Agrícola, el asombro por los valores del timplista.

No quiero cerrar este prólogo sin advertirles de las emociones que van a experimentar,  ante algo más que un concierto de timple. Sentirán el color vivo de las puestas de sol, el abrazo melódico de la pausa, el sosiego de la ternura, la alegra y hasta la ensoñación. Escucharán las voces que cabalgan impolutas dentro de los rasgueados, se asombrarán ante la complejidad de ciertas ejecuciones en contraposición a la simpleza de otras, pero lo que no podrán es quedarse indiferentes ante la selección musical que Pedro Izquierdo les brinda en este concierto. En cada interpretación se adivina el equilibrio personal del instrumentista, su sólida formación musical, sus valores como compositor y la inspiración constante de su hijo Alvaro, un todo al que suma su pasión por Canarias. Entenderán, entonces, el porqué este disco es un regalo para los sentidos, disfrutando de su contenido y enamorándose de la sonoridad y matices de un instrumento que acoge en el interior de su pequeña caja de resonancia las emociones de todo un pueblo, el nuestro.

María del Pino Fuentes de Armas

Opiniones

Primeara-lluvias
Primeras Lluvias